29 mayo 2006

La justicia de este país


Hace 13 años me matriculé en el MBA de la escuela de negocios de Madrid Business School. La escuela pertenecía, entre otros, a Banesto y era en realidad una herramienta de imagen del entonces "todopoderoso" Mario Conde. El logotipo de Banesto estaba por todas partes en la publicdad de la escuela con frases como "respaldada por una entidad de la solidez financiera de Banesto". Cuando el Banco de España intervino Banesto, el banco dejó de apoyar económicamente la escuela, con lo que quebró antes de terminar el año académico.

Todos los alumos que cursábamos el primer año del master nos quedamos en la calle, con medio master que es como decir nada. Muchos de nosotros además habíamos pedido el dinero prestado a Banesto para pagar el master. A pesar de que la quiebra de la escuela fue consecuencia directa de la actuación del banco, Banesto se querelló contra nosotros para que devolviéramos el dinero que nos prestó para comprar su humo.

Pues bien, aunque el contrato que firmamos era el mismo (de hecho, un formulario) y que en la mayoría de los casos nos defiende el mismo abogado, unos alumnos lo ganan y otros lo pierden.
¿Cómo es posible que presentando una sentencia firme de un caso absolutamente idéntico la sentencia sea la contraria?. Y lo que es peor aún, ¿cómo es posible que no tenga derecho a recurso de casación porque "la deuda no es lo suficientemente grande"? ¿Es que la casación sólo es un derecho de los ricos? Ante tamaña iniquidad, mejor que te defiendas por ti mismo. No confíes en la justicia de este país porque no te ayudará.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home