28 junio 2006

La paz no es un valor absoluto


Cualquier persona normal, con una escala de valores normales y con dos dedos de frente preferiría la paz a la guerra, en términos generales. Subrayo lo de "en términos generales" porque no se puede preferir cualquier paz a cualquier guerra. Hay guerras que son justas y hay que pelearlas. La España de Franco o la Unión Soviética en los años 50 eran estados en paz. Sin embargo no era una paz deseable porque faltaba algo aún más importante que la paz: la libertad. Una paz sin libertad no es paz, es sumisión consentida.

Nos quieren hacer tragar que estar en contra del "proceso de paz" es estar en contra de la paz. Que lo que ocurre es que preferimos que ETA sigue matando porque nos conviene en términos electorales. Pues no, señores. No.

En primer lugar no es un proceso de paz porque no había una guerra. Sólo había unos canallas que asesinaban a los que no piensan como ellos. Los demás nunca usamos la violencia como argumento (salvo en el caso del GAL, casualmente organizado por un gobierno del PSOE).

Y en segundo lugar, porque en el País Vasco se ha perdido algo mucho más importante que la paz: la libertad. No queremos paz para el País Vasco si no viene de la mano de la libertad. Sólo cuando se pueda llevar en la solapa una insignia del PP o del PSOE sin que a uno le miren mal, habrá libertad. Sólo cuando los concejales de PP y PSOE puedan pasear sin escolta, cuando no tengan que mirar debajo del coche cuando los guardias civiles y los ertzainas puedan llevar el uniforme al tinte habrá libertad.

Mientras no haya libertad, no queremos la paz. La paz no es un valor absoluto. La libertad, sí.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home